Cómo actuar ante las notas de nuestros hijos

Notas escolares

Con la llegada del verano se acaba el curso escolar, y con él, llegan las notas que califican el rendimiento escolar de nuestros hijos. Tanto si han suspendido como si traen unas calificaciones excelentes es un momento más que vivir en familia.

Ni debemos armar una bronca ni tampoco acostumbrarlos a los premios por aprobar, ya que ese es su trabajo y, un regalo, lo único que fomenta es codicia por recaudar premios.

Cuando los niños vienen a casa con malas notas

El rendimiento escolar es muy variable entre cada estudiante, incluso durante la vida escolar de un mismo estudiante, y puede ser habitual que en algún momento de su etapa no obtenga las calificaciones escolares que debería obtener. Si no fomentamos una relación de confianza en la familia, el niño podría esconder las calificaciones por miedo a la posible reprimenda.

El reprimirlos por sacar malas notas es un gran error, por más que afirmen no importarle, a nadie nos gusta fracasar, y castigarlos sólo acentúa la idea de ser un fracasado en la vida.

Causas posibles de las malas notas

Las malas notas escolares pueden deberse a distintos motivos, entre ellos:

  • Falta de hábito en el estudio. Es necesario aprender a aprender. El buscar una buena técnica de estudio será una estupenda base para su vida escolar.
  • Falta de motivación. Si algo no motiva, no hay interés. Toca intentar ilusionarlos con el aprendizaje.
  • Dificultad en el aprendizaje. Tal vez el niño tenga problemas de comprensión o existan motivos biológicos como el TDAH que les impida aprender correctamente.
  • Falta de esfuerzo. Si acostumbramos a que los niños obtengan todo lo que desean sin esfuerzo, lo normal es que no entiendan la necesidad de esforzarse para alcanzar una meta.
  • Problemas emocionales. Preocupaciones, tristeza, depresión, problemas en el colegio o con sus compañeros, etc., afectará a su concentración y a su esfuerzo.

Cómo afrontar las malas notas

Es el momento de hablar detenidamente y con calma sobre el asunto. Deben comprender el problema y ser partícipes en la búsqueda de soluciones para evitar que vuelva a pasar, porque las malas notas pueden superarse con esfuerzo y dedicación.

No dramatices con el problema, crear un ambiente depresivo no va a ayudar a encontrar las soluciones que el niño necesita, todo lo contrario, es necesario que se sienta apoyado y que se le refuerce la autoestima.

Si es necesario, busca clases de apoyo para el niño durante el verano, pero no deben ser un castigo que le impida también disfrutar de un descanso y de una vida familiar plena.

Plantéate si quizás no estás poniendo el listón demasiado alto o si no lo estás forzando en exceso, a todos nos gustaría que nuestros hijos sepan varios idiomas, sea un crack de los deportes y un “coco” en los estudios, y eso a veces nos hace sobrecargarlos no sólo de materias extraescolares, sino con el peso de nuestras “enormes” expectativas que debe alcanzar.

Es mejor ser realista e involucrarnos en sus tareas a lo largo del curso escolar para que sus notas escolares sean las adecuadas a su rendimiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.