Cómo empoderarse: tomando el rumbo de tu vida

Cómo empoderarse

El empoderarse debería ser la meta de toda mujer, tomando las riendas de nuestra vida, dirigiéndola mediante la toma de nuestras decisiones, de forma responsable y consciente, desarrollando la capacidad de confiar en nuestras aptitudes.

Estar empoderada es decidir y responsabilizarnos de nuestras decisiones, acciones y comportamientos”.

Si no lo has hecho previamente, te recomendamos que empieces por conocer qué es el empoderamiento de la mujer.

Herramientas para empoderarse

El empoderamiento no es únicamente un objetivo colectivo que busca equiparar a hombres y mujeres en la sociedad en general, sino que el empoderamiento empieza por una misma.

No es fácil reconocer nuestros errores y debilidades, pero lo cierto es que conocer nuestras carencias, aceptarlas y trabajar para superarlas nos da más poder de lo que podemos imaginar.

Es por ello que el primer paso para empoderarse es trabajando la autoestima, haciéndote consciente de tu valía, de tus capacidades y de cómo puedes utilizar esas capacidades para tomar las riendas de tu vida, porque tú tienes el poder.

El poder de decidir si quieres estudiar o no, qué quieres estudiar, en qué quieres trabajar, hasta dónde quieres llegar en tu carrera profesional, si quieres vivir sola o acompañada, si quieres ser madre o no, poder para elegir sobre cada aspecto de tu existencia.

Para ello hay que eliminar todos esos complejos y etiquetas sociales que obstaculizan tu camino, sin permitir que sean otras personas o las situaciones que te rodean las quienes tomen las decisiones en tu vida.

Responsabilízate de tus decisiones, el “me dijeron que no sería capaz…”, el “me dejé llevar…” no son más que excusas para echar la culpa de tus problemas a aquello que te rodea, eso te quita poder y dinamita tu autoestima.

Igualmente, existen también factores externos que ayudan a empoderarse, como son nuestra independencia, material, económica y de autonomía, por lo que es importante el luchar con ahínco para lograrla, de esa forma tus decisiones no sean lastradas por la necesidad.

Lucha, vive, disfruta y, sobre todo, jamás seas una mera espectadora de tu vida. Tú empoderada. Tú siempre libre y activa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.