La Ducha vaginal

Ducha Vaginal

La ducha vaginal es consiste en irrigar el interior de la vagina con agua, preparados a base de vinagre, antisépticos y fragancias.

Para muchas mujeres las duchas vaginales son una forma de sentirse más limpias, pero una cosa es mantener una buena higiene íntima y otra distinta es lavar el interior de la vagina”.

Las mujeres que utilizan las duchas vaginales dicen “sentirse más frescas”,  pensando así que eliminan los residuos de la menstruación, evitan el mal olor, las infecciones o que puede usarse como un método anticonceptivo para evitar el embarazo tras mantener relaciones sexuales sin preservativo. Pero más allá de esa sensación de frescor, las duchas vaginales no son recomendables, ya que no se ha demostrado que sirvan para ninguno de los propósitos descritos y sí que incrementan el riesgo de sufrir otros problemas de salud.

Riesgo de la ducha vaginal

La vagina es un órgano que se autolimpia, por lo que debemos evitar usar una ducha vaginal. La vagina se limpia naturalmente haciendo mucosa. La mucosa lava la sangre, el semen y el flujo vaginal.

Todas las vaginas limpias y saludables pueden tener un olor suave. El olor vaginal puede cambiar en diferentes momentos del ciclo reproductivo y no debe ser considerado como un signo de infección o enfermedad. Si tu flujo vaginal tiene mal olor, tienes dolor, picazón o ardor, debes visitar a tu ginecólogo, no hacer uso de la ducha vaginal.

La ducha vaginal desequilibra el balance de bacterias presentes en la vagina, pudiendo alterar la acidez del tracto genital y a la composición de la flora bacteriana, conduciendo a un mayor riesgo de infecciones vaginales o provocar la propagación de bacterias dañinas en el interior del tracto genital.

Puede provocar la enfermedad inflamatoria pélvica, consistente en una infección que afecta al útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

Igualmente, las duchas vaginales aumentan la dificultad, así  para quedar embarazada. Así que si no has podido quedar embarazada, tal vez esto la ducha vaginal tenga algo que ver.

Otra complicación durante el embarazo es que la ducha vaginal aumenta el riesgo de tener un embarazo ectópico (cuando el embrión se instala fuera del útero).

Como puedes ver, la mejor decisión que puedes tomar ante la pregunta de si debes hacer uso de la ducha vaginal es…no hacerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.