Embarazo adolescente: siendo madre antes de tiempo

Embarazo en mjuer adolescente

El embarazo adolescente representa un gran problema para las mujeres que se enfrentas a dicha situación. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adolescencia es el período en la vida de una persona que comprende entre los 10 y los 19 años, pero puede verse interrumpida cuando la adolescente queda embarazada.

Un dato inquietante es el indicador que muestra cómo en las regiones más pobres del planeta una de cada tres mujeres son madres en la adolescencia”.

Principales razones que motivan el embarazo adolescente

Algunas de las razones más usuales son:

  • Inicio temprano de las relaciones sexuales sin madurez intelectual suficiente.
  • La presión social, que alientan a los adolescentes a tener relaciones sexuales.
  • Consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas que pueden provocar una despreocupación en los hábitos preventivos o incluso, que la joven sea víctima de una actividad sexual no deseada o consciente.
  • Violación o abuso sexual.
  • Falta de información y conocimientos suficientes sobre los métodos anticonceptivos.
  • Difícil acceso a la adquisición de métodos anticonceptivos, provocando conductas sexuales de riesgo.
  • Falta de una adecuada educación sexual.
  • El matrimonio a edades tempranas y el rol de género que tradicionalmente se asigna a la mujer en algunos países.

Riesgos físicos durante el embarazo adolescente

Los riesgos físicos más usuales son:

  • Embarazo y parto de alto riesgo.
  • Cuadros de desnutrición, con carencias esenciales para el correcto desarrollo del bebé.
  • Alto índice de aborto espontáneo.
  • Partos prematuros.
  • Bebés inmaduros con un peso bajo.
  • Mayor riesgo de nacimiento del bebé con malformaciones.
  • Los bebés de madres adolescentes suelen sufrir mayores problemas de salud debido a la falta de desarrollo de la adolescente.

Riesgos psíquicos durante el embarazo adolescente

Los riesgos psicológicos más usuales en las adolescentes embarazadas son:

  • Miedo al rechazo social. Un entorno hostil provocará que la adolescente tienda a aislarse socialmente.
  • Rechazo familiar. Comunicar el embarazo es una fuente de conflicto y de rechazo de su entorno más íntimo. Muchas adolescentes tienen que enfrentarse a menudo a las reacciones negativas y la falta de apoyo de los padres.
  • Rechazo al bebé. No se desea asumir la responsabilidad y todas las obligaciones que suponer ser madre, lo que además hará florecer en ellas sentimientos de culpa que reducirán su autoestima.
  • Fracaso escolar.

El padre adolescente

El varón adolescente está aún menos preparado para la paternidad que la madre adolescente, sobre todo en zonas deprimidas. Eso es especialmente zonas deprimidas, en las que es frecuente el varón se desentiende de su responsabilidad como padre y el cuidado del bebé pasa a ser algo exclusivo de la madre.

Cuando el padre adolescente intenta asumir su paternidad, la búsqueda de trabajo suele conllevar el abandonando sus estudios, teniendo una baja o nula capacitación laboral y nivel de estudios insuficientes para lograr trabajos con un sueldo suficiente como para atender los gastos para atender las necesidades de su familia.

Normalmente el nuevo bebé acaba siendo “adoptado” por la familia política o reubicado en su propia familia, repercutiendo en constantes tensiones tanto en la pareja de padres adolescentes como en el entorno familiar de ambos.

La mejor solución es…la prevención

Una buena educación sexual dentro de la propia familia, un acceso a información útil y veraz sobre anticoncepción y el acceso a sistemas anticonceptivos es la mejor forma de prevención ante los embarazos en adolescentes

Igualmente es importante informar sobre los riesgos y complicaciones del embarazo en la adolescencia y todos los cambios fisiológicos, psíquicos y sociales a los que se tendrá que enfrentar.

En la prevención el papel de los padres es transcendental. La comunicación con los hijos debe ser abierta, con libertad de preguntas y con respuestas basadas en la sinceridad; con confianza y otorgando al tema la importancia y el rigor que requiere. Si es un tema que te resulta difícil de abordar con tus hijos, te dejamos un interesante posts sobre cómo hablar sobre sexo con nuestros hijos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.