Ligadura de Trompas

Ligadura de Trompas o salpingoclasia

La ligadura de trompas o salpingoclasia es una cirugía que consiste en cerrar los conductos que comunican los ovarios con el útero de una mujer.

Como consecuencia de una ligadura de trompas de Falopio la mujer ya no podrá quedar embarazada.

¿En qué consiste la ligadura de trompas?

La principal función de las trompas de Falopio es la de trasladar el óvulo desde los ovarios hacia el útero.

Todos los meses, se libera un óvulo. El óvulo pasa por una de las trompas de Falopio y se dirige al útero. La esterilización bloquea las dos trompas, cerrando el paso e impidiendo que el óvulo se encuentre con el esperma.

Las trompas se pueden bloquear de distintas formas. Una manera es ligando y cortando las trompas; esto se denomina ligadura de trompas. También se pueden sellar mediante un instrumento especial, cerrar con pinzas, abrazaderas o anillos, o retirando una porción pequeña de las trompas.

Los dos métodos más comunes para la operación son la minilaparotomía, que se practica con anestesia local y sedación suave, y la laparoscopia, que requiere de anestesia general.

A veces, cuando por un motivo médico o de planificación uno de los partos se produce por cesárea, se aprovecha para practicar en este momento la ligadura de trompas, ya que así la mujer no debe de sufrir otra intervención.

Ventajas de la ligadura de trompas

Las ventajas más relevantes son:

  • Eficacia total (100%) si está bien realizada.
  • Es de por vida.
  • Libera a la mujer de hacer uso de métodos anticonceptivos.
  • La cirugía no provoca molestias a largo plazo ni influye en la libido o en las relaciones sexuales de la mujer.
  • No altera la producción de hormonas.

Desventajas de la ligadura de trompas

Las principales desventajas son:

  • Resulta muy difícil y costoso revertir la operación.
  • Es una intervención más complicada que la operación de vasectomía en el hombre, una opción más recomendable (por no conllevar a penas riesgos y pos su simplicidad) en caso de tener pareja estable.
  • No debe realizarse en mujeres que tengan enfermedades pélvicas inflamatorias, o que padezcan alguna infección (como la clamidia).
  • En mujeres con un alto índice de obesidad (calcula tu Índice de Masa Corporal) no se recomienda, ya que puede ser difícil para el cirujano encontrar las trompas de Falopio.
  • Es necesario realizar algunos cuidados postoperatorios.
  • La intervención puede causar dolores y molestias temporales, siendo preciso que la mujer descanse y se abstenga de realizar actividades físicas intensas durante algunas semanas.

Riesgos de la ligadura de trompas

Al ser una intervención quirúrgica conlleva algunos riesgos:

  • Tras la intervención se puede sentir mareo, tener sensación de gases o tener el abdomen hinchado, etc.
  • Pueden producirse infecciones o hemorragias.
  • Se pueden producir trastornos en el ciclo menstrual.
  • Aumento del riesgo de embarazo tubárico (ectópico).
  • Lesión a órganos o tejidos adyacentes causada por instrumentos quirúrgicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.