Problemas frecuentes durante el embarazo. Parte II

Embarazo

Continuemos con otros casos que pueden presentarse de forma habitual durante el embarazo.

Estreñimiento

Producido por el aumento de la progesterona que relaja la musculatura lisa. La presión del útero sobre el intestino y la ingesta de suplementos de hierro.

Para ello debemos aumentar la ingesta de líquidos y fibra. Intentar lograr hábitos de defecación regulares. Realizar ejercicio físico. Y en casos difíciles, hacer uso de reblandecedores fecales siempre bajo prescripción médica.

Hemorroides

El estreñimiento y el aumento de la presión del útero sobre las venas hemorroidales suelen ser los causantes.

Lucha para evitar el estreñimiento. Siéntate sobre superficies duras y no hagas uso de flotadores. Haz baños de asiento con agua fría y usa frío local (hielo, pero nunca de forma directa, sino envuelto en un paño o similar). Túmbate de lado con un cojín debajo de los glúteos. Utilizar ungüentos anestésicos y reintroduce con suavidad el recto si fuera necesario.

Dorsalgia y/o lumbalgia

A medida que avanza el embarazo, se produce un aumento de la lordosis lumbar. La acción hormonal produce el reblandecimiento del cartílago articular. También influirá el uso deficiente de la mecánica corporal.

Mantén una higiene postural correcta. Practica ejercicios de balance pélvico. Evitar el trabajo a alturas incómodas, zapatos de tacón alto y levantamiento de objetos pesados.

Calambres

Provocados por el alteraciones en el metabolismo del calcio y otros elementos esenciales. También puede ser provocados por la presión del útero en los nervios adyacentes y una circulación deficiente en las piernas.

Realiza estiramientos del pie para estirar los músculos afectados. Evalúa la dieta y aplicar calor a los músculos.

Pirosis

La pirosis es una sensación de quemazón que sube desde el estómago hasta la faringe. Pueden ser provocadas por el aumento de la progesterona que produce disminución de la motilidad gástrica y relajación del cardias, o el desplazamiento del estómago por el útero en crecimiento.

Procura ingerir comidas frecuentes y de poco volumen. Evitar alimentos grasos, fritos, ácidos, picantes o muy condimentados.

Evitar tumbarse inmediatamente después de las comidas. Tomar alimentos alcalinos como plátanos, patatas cocidas, leche, pan… y haz uso de antiácidos siempre bajo prescripción médica con bajo contenido en sodio.

Disnea

La disnea es la dificultad respiratoria que se manifiesta como una sensación de falta de aire . La disminución de la capacidad vital por la presión del útero en crecimiento es la causante de éste problema.

Haz uso de una postura correcta al sentarse y estar de pie. Duerme con almohadas adicionales para elevar el torso y facilitar el trabajo respiratorio.

Flatulencia

La hipomotilidad gastrointestinal producida por los cambios hormonales prolonga el tiempo de vaciado de heces. Además, la presión del útero sobre el intestino grueso agrava el problema.

No abuses de alimentos que puedan fermentarse en los intestinos (legumbre, lactosa, algunas frutas y verduras…). Mastica bien durante la ingesta. Come de forma pausada. Practicar ejercicio  moderado diario. Lograr hábitos de defecación regulares.

Mareos y desmayos

Suelen ser inducidos por una bajada de tensión (hipotensión) durante un cambio postural. rápido o repentino, causando estasis venosa (disminución del flujo venoso) en la parte inferior del cuerpo. También puede provocarlo el estar de pie o sentada durante largos periodos en un área caliente, o si hemos desarrollado anemia.

Es importante incorporarse siempre lentamente desde una posición de descanso. No estar de pie o sentada durante largo tiempo en sitios cálidos o donde haya mucha gente. Tumbarnos de lado sobre el costado izquierdo para descansar. Si se producen con frecuencia, el médico debería evaluar el hematocrito.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.