Sexting

Sexting

El sexting consiste en el envío de mensajes sexuales (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente a otras personas por medio de teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos con capacidad para realizar fotografías y vídeos.

El sexting no es un problema de seguridad en sí mismo, pero representa una práctica de riesgo, ya que estos contenidos pueden ser utilizados de forma dañina”.

Características del sexting

El sexting se distingue de otras prácticas por sus características:

  • Voluntariedad. El contenido es creado conscientemente por sus protagonistas y enviados por ellos mismos.
  • Connotación sexual. Los contenidos tienen un claro carácter erótico y sexual (desnudez, semi-desnudez…).
  • Uso de dispositivos tecnológicos. Teléfonos móviles, smartphones, tablets y ordenadores son los medios utilizados. Si se realiza durante una videollamada o durante una sesión de chat con webcam se denomina sexcasting.

Qué lleva a practicar sexting

El sexting no es ni más ni menos que exhibicionismo online. El intercambio de mensajes y fotos de alto contenido sexual suele darse en parejas que están iniciando una relación, que se está conociendo, para ligar, o en parejas afianzadas que quieren mantener la pasión.

Algunas de las razones más habituales son:

  • El despertar sexual en los menores.
  • El deseo de posicionamiento social en redes sociales.
  • La inconsciencia.
  • El exceso de confianza.
  • La falta de cultura de la privacidad.
  • La falsa sensación de intimidad.
  • La impulsividad.

Razones para NO practicar sexting

  • Aunque esta es una práctica puede mejorar la intimidad o ayudar a ligar, ten bien presente los riesgos, porque por diferentes razones esas fotos pueden terminar en manos de terceros e incluso viralizarse.
  • Pese a lo inocente que parezca, el problema es que puede derivar en robos de identidad, acoso, humillación o en delitos más graves.
  • Recuerda, es un contenido que ninguno de los autores querría que saliera del ámbito privado en el que se realizó y envió, no deseando su reenvío o difusión sin su consentimiento.
  • ¿Qué pasa con todas esas imágenes? Lo que se sube a Internet suele quedarse en Internet.
  • ¿Y si pierdes, te roban el móvil o te lo hackean y no las has borrado?
  • Los mensajes, videos o fotografías forman parte de la intimidad de quienes participan. Si alguno de ellos lo utiliza para intimidar o intentar extorsionar al otro, o que un tercero lo use con este fin, se convierte en un delito penado en la ley.

Consejos SI decides practicar sexting

  • Debes confiar en la persona a quien se lo envías, y que ella se encuentra en la misma sintonía y desee entrar en éste juego sexual, si la otra persona no tiene ganas, mejor no insistas.
  • No empieces enviando ninguna imagen sin tener una conversación previa, igual el contexto en el que se encuentra la otra persona no es el más adecuado (trabajo, reunión familiar…).
  • Ve de menos a más y envía fotos a medida que vas recibiendo, y siempre fotos insinuantes para dejar sitio a la imaginación.
  • La foto tiene que estar un poco cuidada. Revisa los detalles y que sea una imagen que te guste sobre ti. Algo tan íntimo tiene que ser motivo de cuidado.
  • No hace falta ser poeta, pero para muchas personas las faltas de ortografía o el contexto de la imagen (fondo con un retrete, con fotos familiares en el encuadre…) les pueden enfriar mucho la libido y el erotismo del momento.
  • Siempre piensa bien qué es lo que se está enviando y qué consecuencias puede tener en el futuro.
  • No reenvíes nunca esas imágenes a terceras personas.
  • No publiques imágenes tuyas de contenido sexual en redes sociales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.