Todo sobre la Regla

La Regla o menstruación

La menstruación (también llamada regla o periodo) es el sangrado que se produce cuando el óvulo que se encuentra en una de las trompas de Falopio no es fertilizado por un espermatozoide.

El endometrio que se había preparado para recibir el óvulo fecundado ya no es necesario y se desprende junto con una pequeña cantidad de sangre, originando el flujo menstrual, conocido popularmente como regla”.

Tener la regla es sólo una fase más. Cada mes el sistema reproductor de una mujer repite una serie de fases conocida como el ciclo menstrual.

El Ciclo Menstrual

Cuando nacemos, tenemos unos 250.000 óvulos en nuestros ovarios, madurando generalmente uno de ellos por ciclo, por lo que entre la menarquia (primera regla) y la menopausia (cese de la menstruación) sólo madura una parte de ellos.

El ciclo menstrual considerado regular es de unos 28 días, pero pocas mujeres suelen tener un ciclo regular, considerándose normal el que dure entre 21 y 35 días. Lo que sí está claro es que comienza con el primer día de regla, con la bajada abundante del flujo, no gotitas o manchas que puede producirse unos días antes debidos a los cambios hormonales.

La cantidad de regla que se expulsa varía de mujer a mujer, variando además de un día a otro, siendo normalmente mucho mayor al comienzo del período, por lo que deberás escoger en cada momento el producto de protección menstrual con el nivel de absorción más adecuado a tus necesidades para evitar el síndrome del choque tóxico.

La primera regla suele llegar entre los 12 y 13 años, pero hay mujeres a las que se les avanza a los 9 años y otras a las que no les llega hasta los 16 años, y no por esto deja de ser normal. Si tu caso no está dentro de estas edades, deberías visitar a tu ginecólogo.

Durante los dos o tres primeros años de regla es normal que los ciclos menstruales sean un poco irregulares. Luego, la regla suele volverse más regular y, por lo general, después del primer parto, tiende a estabilizarse hasta llegar a los 40-45 años, que volverán a ser irregulares hasta la aparición del período de la menopausia.

El ciclo menstrual se divide en las siguientes fases:

Menstruación

Como ya hemos explicado, se inicia con la regla, soliendo durar entre dos y siete días.  Durante esta fase es normal sentir dolores en el abdomen, la espalda o la parte superior de los muslos. El dolor severo conocido como dismenorrea es más frecuente entre las adolescentes y mujeres jóvenes.

Preovulación

También llamada fase folicular, suele durar desde el séptimo día hasta el décimo tercer día. Durante esta fase el óvulo madura y el endometrio  va preparándose para recibir al nuevo óvulo. Apenas existe flujo o es transparente.

Ovulación

Se presenta entre el décimo cuarto y el décimo quinto día. El óvulo finaliza su maduración y desciende hasta el útero. El flujo comienza a ser más pegajoso, abundante y elástico durante las 24 o 48 horas que tarda el óvulo en descender hasta instalarse en el útero.

Postovulación

También conocida como fase lútea suele durar del décimo sexto día hasta el final del ciclo. El flujo puede ser leve y gomoso o inexistente. A medida que va finalizando esta fase y aproximándose un nuevo comienzo del ciclo y provocado por el  desequilibrio hormonal, podemos sentir los denominados síntomas del síndrome premenstrual, que puede presentarse con irritabilidad, hinchazón, dolor de los pechos, calambres, náuseas, pesadez…

Período fértil

Si estás buscando ser madre, conocer cuál es tu periodo más fértil es un dato importante para ti. Dicho periodo se produce con mayor probabilidad entre cinco días antes y uno o dos días después de la ovulación. En un ciclo regular de 28 días se correspondería entre la segunda semana y el inicio de la tercera.

Puedes hacer uso tanto del método Ogino-Knaus o del método Sintotérmico para conocer con más profundidad tu ciclo y en vez de usarlo a modo de anticonceptivo natural hacer uso de las mediciones para conocer cuál es tu periodo fértil.

Conoce tu Regla

Si ya has tendido la regla durante unos años  estarás familiarizada con tu propio ritmo y probablemente serás capaz de saber cuándo está a punto de comenzar tu regla, por lo que será más fácil hacer frente a sus síntomas y podrás planear esos eventos especiales para cuando sepas que estarás en una parte plena de energía. Además, podrás distinguir si notas algún síntoma anormal, en cuyo caso, es recomendable la visita al ginecólogo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.